dissabte, 10 d’abril de 2010

Un éxito de manifestación contra el paro



Un millar de personas han llegado hoy a Badia en manifestación. Contra el paro, la precariedad y la exclusión social todas esas trabajadopras y trabajadores han caminado desde Sabadell atravesando también la localidad de Barberà del Vallès. La manifestación, convocada por la CGT de Catalunya, ha contado con el apoyo de diferentes asociaciones y movimientos sociales de la comarca entre ellos El casal de l'Esquerra o la Asamblea de parados de Badia del Vallès.

Para CGT como bien dicen en su comunicado se trata de una apuesta por la lucha social y la movilización. La lucha debe ocupar la centralidad de la acción de los y las trabajadoras. Es un deber ineludible para todos los trabajadores y trabajadoras conscientes y responsables luchar contra el paro, la precariedad y la exclusión social, que castigan de forma especial a la comarca del Vallès Occidental, con elevadas cifras de paro que llegan al 23 % en Badia, y con numerosos expedientes de regulación (ERO), desahucios, precariedad y exclusión a todos niveles.

A lo largo de la manifestación, que ha contado con una importante participación de jóvenes, se han gritado numerosas consignas contra el capitalismo, la crisis y sus consecuencias, animando a la movilización sindical y social, y reclamando la necesidad de una huelga general. Se han llevado a cabo varias acciones como pegada de carteles en ETT's y sucursales de diferentes bancos. En el puente de la vía del tren entre Barberà y Bahía se ha colgado simbólicamente un muñeco representando a los banqueros y a los empresarios explotadores, al grito clásico de "Obrero despedido, empresario colgado".

La manifestación ha finalizado ante el Ayuntamiento de Badía justo dónde unas horas antes iniciábamos los badienses nuestra participación cogiendo el autobús. El colofón han sido breves parlamentos por parte de representantes de las Asambleas de Parados de Badía y de Terrassa, así del Comité Confederal de la CGT.

La valoración general ha sido positiva y se ha constatado la necesidad de seguir organizando movilizaciones de este tipo como única forma de agrupar a las fuerzas anticapitalistas y a los movimientos sociales que no están dispuestos a rendirse.